la figuración figurada

Durante las pasadas dos semanas he tenido el gran placer de colaborar como coreógrafa para la obra de teatro Los Figurantes, codirigida por los dramaturgos Delfín Estévez y el propio autor de la obra, José Sanchis Sinesterra. El ofrecimiento me produjo tal emoción que rápidamente me vi inmersa en el espíritu de la historia, cargada de dobles sentidos y de un trasfondo político y social digno de ser atendido.

Seguir leyendo “la figuración figurada”

despertando la intuición a través de la danza: Flying Low

Mueves un dedo. Y entonces esa acción aparentemente tan minúscula genera una sucesión de micro reflejos a lo largo del brazo y también del cuerpo, que espera y observa expectante lo que sucede como un anticipo de lo que podría ocurrir a continuación. Puede que se trate del inicio de una gran o, por el contrario, pequeña serie de movimientos, pero ya supone algo sustancial: el punto de partida. Un detalle donde ya se encuentra, de algún modo, toda la voluntad contenida. A partir de ahí lo mejor será dejar que ese impulso primigenio recorra nuestra estructura ósea y nos lleve lógica y sutilmente a través del espacio, aprovechando los propios recursos de que disponemos.

Seguir leyendo “despertando la intuición a través de la danza: Flying Low”

los Ballets Rusos de Sergei Diaghilev

Vuelvo a remontarme a la segunda mitad del siglo XIX en Europa, a esa época en la que la concepción del cuerpo y el movimiento experimenta grandes cambios y el arte en general inicia una incipiente búsqueda hacia nuevas formas de expresión más allá del academicismo hasta entonces imperante. Un momento en el que las artes escénicas presencian su propio redescubrimiento y se dirigen hacia nuevos paradigmas de experimentación.

Seguir leyendo “los Ballets Rusos de Sergei Diaghilev”

Body-Mind Centering: el viaje celular de los sentidos

Nunca antes me había detenido a escuchar a mis células, ni a pensar que éstas pudieran tener su propia conciencia y autonomía de funcionamiento hasta que tomé mis primeras clases de Body-Mind Centering. Resulta obvio decirlo, pero ¿alguna vez te has detenido a observarlo? Que el origen de la experiencia pueda residir en ellas parece asombroso y al mismo tiempo reconfortante. Siempre intentamos llegar más allá, descubrir lo lejano, lo desconocido, lo grandioso; y resulta que en nosotros se expande todo un universo interior tan infinito e insólito como el espacio exterior, aunque contenido bajo nuestra piel.

Seguir leyendo “Body-Mind Centering: el viaje celular de los sentidos”

el día que descubrí que había empezado a bailar

En muchas ocasiones me he preguntado por el origen del movimiento y lo he buscado conscientemente. Me he detenido, he escuchado y he dejado que surja; pero el mero hecho de poner atención en que aparezca ya me lleva a provocarlo. ¡Es tan sutil ese espacio! Un lugar germinal, sitio de nada y de todo, que si se intenta pensar y asir desaparece; quizás, entonces, la puerta de acceso no sea la razón sino el propio cuerpo. Al fin y al cabo, todos nos movemos al ritmo de la música y nos dejamos llevar por la inercia de algo que nos empuja sin que podamos siquiera del todo controlarlo; incluso aquellos que dicen no saber bailar se mueven por dentro, tarareando melodías y marcando la cadencia de cualquier canción con la punta del pie. Algo pasa, un impulso ingobernable que nos recorre y nos anima.

Seguir leyendo “el día que descubrí que había empezado a bailar”