la integración del movimiento en dinámicas de equipo

Los pasados días 16 y 17 de junio tuve de nuevo la gran ocasión de colaborar con Pymescuela en el evento que regularmente organiza para la transformación digital de las pymes junto a jóvenes talentos. Al igual que en el encuentro anterior, y como punto de partida tras la presentación del mismo, dedicamos veinte minutos sólo y exclusivamente a la investigación del movimiento, potenciando valores como el liderazgo, la cooperación, la confianza y la empatía a través de juegos grupales, individuales, por parejas y en tríos; no obstante, esta vez quise llegar un poco más lejos, intentando integrar ejercicios corporales no sólo al principio sino a lo largo de todo el desarrollo del taller, para lograr así mantener activo lo inicialmente impulsado.

A partir de la observación de los distintos equipos, de las interacciones que en ellos se producían, de sus posturas y del nivel de agitación o bloqueo, pude ir experimentando a tiempo real con la puesta en práctica de micro-dinámicas que he venido a llamar “píldoras de movimiento” y que, incorporándolas en momentos clave del proceso, aportaron desahogo y descanso y mitigaron el enquistamiento de ciertos roles, contribuyendo a la recirculación de las ideas y de las intervenciones. Además, estas pausas dedicadas al cuerpo permitieron la distensión del pensamiento, la toma de conciencia y el silencio. Entre ellas, experimenté con el cambio de posición en el espacio de los miembros de cada grupo, con saltos que de pronto nos animaban a salir de la comodidad de las sillas, con ejercicios de respiración que nos llevaban a la calma, atenuaban el volumen alto de la voz y la velocidad de las palabras, e incluso con estiramientos de espalda después de un largo rato sentados.

Lo extraordinario de este trabajo es que, sin apenas esfuerzo y sin alejarnos de la tarea que se está llevando cabo, permite aliviar los bloqueos y facilita el desarrollo del trabajo en grupo; aporta un respiro y sirve como paréntesis para volver al cuerpo, recordarlo e incluirlo en lo que está sucediendo. Por ello confío plenamente en la importancia del estudio del movimiento y en los múltiples beneficios de su aplicación en entornos como el que describo, normalmente alejados de estas prácticas y sin embargo muy permeables a ellas.

El universo corporal es infinito, conocerlo y emplearlo conscientemente nos sumerge en una fértil comprensión de todo aquello que nos rodea; descubre significados más allá de las palabras, nos empodera, nos acerca y nos despierta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s